Implante de barba: Diseño personalizado




El microinjerto capilar en Kaloni ha posibilitado alcanzar diferentes aplicaciones en áreas localizadas como son la cabeza y otras zonas del rostro como la barba y bigote, con el fin de ofrecer una mayor densidad, homogeneidad visual, cubrir huecos y, por supuesto, mejorar el diseño de la barba.

En esta última década, la barba ha transformado definitivamente la imagen del hombre, convirtiéndose en una base indispensable para poseer un look acorde a los tiempos y modas que hoy dictan en nuestra sociedad. No obstante, en Kaloni sabemos que no todas las barbas gozan de la misma densidad o del espesor deseado como para tomar la decisión de lucirlas con orgullo y confianza, ya que cuando no son uniformes y carecen de la misma densidad resultan poco favorecedoras para la imagen del hombre del siglo XXI.

La carencia del vello facial, una distribución desigual o la presencia de incómodas cicatrices que rompen la armonía del rostro son algunas de las razones por las que la mayoría de los hombres optan por el microinjerto.

El método de esta intervención es semejante a la que se utiliza para el cuero cabelludo, y los adelantos tecnológicos hacen realidad que se puedan llevar a cabo intervenciones de implante de cabello en áreas del cuerpo tan importantes para el hombre como son la barba y el bigote.

El cabello seleccionado para injertar se escoge de forma sistemática de la zona posterior de la cabeza a través del método FUE. Las unidades foliculares (UFs) rigurosamente escogidas deberán disponer estrictamente uno o dos cabellos debido a que en la barba no se localizan UFs de una densidad superior. Tras la intervención, el tan ansiado cabello de la zona de la barba empezará a crecer en un tiempo estimado de entre dos y tres meses desde la operación y los tan esperados resultados, los cuales serán absolutamente naturales, empezarán a ser visibles entre los seis y los doce meses.

Desde Kaloni queremos recalcar que el post-operatorio es muy sencillo. Después de la intervención, que se llevará a su ejecución con anestesia local, el paciente intervenido podrá irse a su casa. Al día siguiente se le realizarán curas en la clínica y después el seguimiento será estrictamente dirigido por el centro Kaloni más cercano. En un tiempo aproximado de unos quince días después de la intervención el paciente podrá recortarse la barba utilizando tijeras; después de un mes y medio, podrá afeitarse con total comodidad y suministrando, si es su deseo, los tratamientos de cremas hidratantes o aftershave que estime oportunos.

Después de la intervención de microinjerto, los profesionales de Kaloni sugieren que, tras al menos un mes, el paciente intente no mostrarse directamente a la exposición del sol sobre la zona injertada. Cuando hacemos referencia a la barba, hablamos de una zona muy expuesta a los elementos medioambientales. Tras los primeros seis meses después de la intervención capilar, aconsejamos al paciente el uso de cremas de protección solar con alta graduación.

No lo dude más, si añora un diseño de barba tupida y homogénea, venga a cualquier centro Kaloni y nuestros expertos efectuarán sin coste alguno, y sin ningún compromiso, una valoración personalizada de su caso y el presupuesto de la intervención que requiera.

No olvide que su primera consulta es sin costo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *